Cómo cuidarnos también en verano

¿Quién ha dicho que el verano tenga que ser una época para descuidar nuestra figura? Las vacaciones, el calor, el tiempo libre… Parece que en verano no somos tan cuidadosos a la hora de hacer dieta o ejercicio, ya que con el calor es mucho más complicado salir a correr, por ejemplo, y solemos tener más hambre en esta época del año, además de pasarnos con la comida cuando estamos veraneando en cualquier sitio y de vacaciones. Y es normal, pero también podemos seguir cuidándonos igual que en el resto del año, para que el otoño no se nos haga tan cuesta arriba.

Cuando llegan los meses primaverales pensamos que el invierno ha sido la peor época del año en cuanto a nuestro peso, puesto que hemos puesto unos kilos de más, y cuando llega la hora de ponerse el bikini o el bañador, se notan. Eso es precisamente lo que no ocurre en Otoño. Tras el verano no tenemos esa misma “obsesión” por los kilos que hemos cogido. Pero ahí están, y hay una forma muy sencilla de evitarlo: cuidarnos lo suficiente en verano.

Y para cuidarnos empezaremos, como siempre, por llevar una dieta sana y equilibrada, que es la base de cualquier proceso de perdida de peso o simplemente, para ayudarnos a mantener la figura. No hay que entender “dieta” como método milagroso que logrará que perdamos cinco kilos en una semana comiendo solo a base un alimento. Todos llevamos una dieta en nuestra vida, aunque la de muchos sea caótica y por supuesto, poco equilibrada. Solo hay que lograr dar con los alimentos que nos ayuden a mantener nuestra figura sin que eso menoscabe nuestro consumo de calorías.

Por ejemplo, se recomienda comer cinco veces al día en lugar de las tres que estamos acostumbrados, pero en cantidades menores, es decir, repartir mejor la comida. La verdura es un alimento que no nos puede faltar nunca, ya que nos vendrá fenomenal para no ganar peso y quedarnos saciados. Las ensaladas son una buena elección siempre, y la fruta es un postre perfecto.

Seguro que con el calor nos deshidratamos más que de costumbre, por lo que también conviene beber abundante líquido, y no solo agua, sino zumos naturales, té, etc… Líquido que siempre debemos llevar encima cuando salgamos a hacer ejercicio, sí también en verano. No nos vamos a poner a las cinco de la tarde a correr, evidentemente, pero bien podemos salir a correr o caminar un rato a primera hora de la mañana o cuando atardece. Especialmente estas últimas horas de sol son muy provechosas, ya que empezará a correr cierta brisa y sentiremos que el calor del día se va, mientras hacemos ejercicio y nos cuidamos como es debido.

Originally posted 2012-08-17 18:40:36.

No Responses

  1. Pingback: Cómo mantenernos en forma sanamente | ABC Mujer Actual 01/02/2013

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar