Adelgazar fácilmente sin sufrir problemas posteriores a la dieta

Múltiples planes alimenticios pueden ofrecer resultados increíbles para bajar de peso. Sin embargo, el mayor inconveniente que no contemplan es cómo mantenerlo. En varias ocasiones se realizan dietas que adelgazan, pero una vez estas se culminan se vuelven a recuperar las medidas. Más que identificar el tipo de alimento que se ingiere como el mayor problema y restringir cierto consumo, hay que considerar otros factores.

La idea no es que te castigues por lucir bien, sino que aprendas cómo lucir mejor porque has aprendido a cuidarte. Algo muy importante y que no todos los regímenes alimenticios exponen, pues no se trata de evitar ganar peso, sino de estar en equilibrio contigo mismo. Desde ese punto de vista debes entender que más que una acción específica para estar como tú quieres. Supone una decisión propia que involucra un estilo de vida que complementa externamente cuan bien te sientes internamente.

Escoge una dieta adecuada para adelgazar

Más que buscar el plan de comida que ofrezca los mejores y más rápidos resultados, es necesario hallar el que más se adapte a ti. No se trata de utilizar el método que tenga menos carbohidratos o, por el contrario, el que te permita comer más veces al día. Dependiendo de tus actividades físicas, tus medidas y tu metabolismo es que deberías seleccionar uno. Por ello, es importante que acudas a un nutricionista.

Existen muchas dietas que tal vez no sean las más adecuadas respecto a tu estilo de vida y un especialista puede personalizar alimentos según tus características. Recuerda también que, aunque parezca, una dieta no tiene porque significar sufrimiento. Si se adapta a ti, puedes comer varias veces al día diferentes tipos de alimentos sin sacrificios. El fin es que tu metabolismo se acelere para ir perdiendo peso poco a poco, no en el menor tiempo posible; error que cometen muchos.

Integra rutinas de ejercicios

Si bien es cierto que cuando se quiere perder kilos, la alimentación representa el 80% y el ejercicio 20%, este no se puede dejar de lado. Tu cuerpo se adaptará más rápido a un cambio de ingesta de alimentos si lo acondicionas para ello. Además, perderás calorías fácilmente y te sentirás mejor.

Un cambio físico también involucra un cambio mental. La disciplina es indispensable para continuar un programa de adelgazamiento y este es un aspecto que el acondicionamiento físico proporciona. La actividad física es ideal para oxigenar el cerebro y la sangre, por lo que el sistema de recuperación del cuerpo trabajará más eficientemente. Así, lucirás mejor, siempre y cuando des tiempo a que estas transformaciones se manifiesten en tu apariencia.

Lo mínimo recomendable es realizar una rutina de ejercicios aunque sea tres veces a la semana por 30 minutos. Algo que podrás ejecutar sencillamente aunque no tengas un estilo de vida ocupado.

Cambia tu estilo de vida

Uno de los puntos más importantes que no se explican en la gran parte de las dietas es que para que funcione, tienes que adaptarte integralmente. No solo supone comer con cuidado o hacer bastante ejercicio, sino también una transformación de hábitos. Una vez tengas los resultados, te tocará mantenerlos y para lograrlo debiste haber desarrollado fortaleza mental y autoestima. Es por eso que muchas veces ocurre el “efecto rebote” por comer más en algún momento y es porque no se está preparado para manejar esas variaciones.

Que asimiles una nueva rutina lleva al menos 20 días, pero que lleves a la práctica nuevos hábitos depende de que tan bien te sientes. Para que realmente veas resultados a largo plazo, debes entender que más que seguir reglas de una vida sana es tomar decisiones sabias. Cocina distinto y aprende a comer combinando alimentos para ingerir más proteínas, vitaminas y minerales.

Cuando vayas a un restaurant, dejar de pensar en lo que no puedes comer e intentar incorporar productos de todos los grupos alimenticios. Asimismo, darte un descanso del ejercicio cuando sientas que tu cuerpo lo requiera y darte gustos cuando lo creas necesario, sin mentalizar que te saboteas. Básicamente, cambiar tu estilo de vida conlleva entender tus fortalezas y debilidades y regalarte los tiempos justos.

Lucir mejor es consecuencia directa de que te aceptes cada día más, en consecuencia, cumple tus expectativas y no las de los otros. El fracaso está en fallarte a ti mismo por no reconocerte, más que no obtener ciertos resultados.

Leave a Reply

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar